viernes, 13 de septiembre de 2013

Inocencia

Vi como decaía nuestro existir entre musgos y retoños. Nada podía evitarlo. Ni las tristes hojas que caían suavemente entre las ramas secas del otoño.. 
Sentía que nuestro amor se iba a un profundo hoyo y nada podía salvarlo.
Esperanzado por que sobreviviera, di un último suspiro y cerré los ojos. 
Pero pudo mas mi Inocencia al creer que esto sucedería.
No hubo marcha atrás y quedamos como esas tristes hojas que caían suavemente entre las ramas secas del otoño 

••