viernes, 13 de septiembre de 2013

La caricia anhelada

De que  me sirvió haberte conocido. 

Si lo que yo quería era sentirme amada. 

Pasear tomados de la manos y gritar al mundo lo feliz que me harías. 

Pero mi suerte no fue así. 

Conocí la arrogancia y la frialdad. 

Nunca pude imaginar que el amor pudiera lastimar tanto. 

Que tus manos quemarían tanto y tus besos perderían su encanto. 

Sé que Nada se compara en este mundo con la  caricia del ser amado. 

Y yo... yo la sigo esperando.